La rebelión de las masas

4- REUNIÓN DEL 3 DE ENERO DE 2020.

IX Primitivismo y técnica.

La rebelión de las masas presenta una doble vertiente: puede ser un tránsito a una nueva y sin par organización de la humanidad pero puede ser una catástrofe en el destino humano.

En un balance de la vida pública los factores adversos superan con mucho a los favorables. El primer factor es que se ha apoderado de la dirección social un tipo de hombre a quien no le interesan los principios de la civilización. Por ejemplo le interesan los anestésicos, los automóviles  pero sin embargo el entusiasmo hacia las ciencias físicas está en retroceso (el número de gentes que se dedicaban a esas puras investigaciones, en proporción, ha descendido. Esto significa que el hombre hoy dominante es primitivo.

La posguerra ha convertido al hombre de ciencia en el nuevo paria social. Y conste que me refiero a físicos, químicos y biólogo; no a los filósofos.

Las ciencias experimentales si necesitan de la masa y estas de ellas ya que un planeta sin fisicoquímica no puede sustentar el número de hombres existentes.

La desproporción entre el beneficio constante que la ciencia les procura y el interés que por ella muestran (los hombres masa) es tal que solo puede esperarse barbarie de quien así se comporta.

El europeo que empieza a predominar es un hombre primitivo, un bárbaro: un invasor vertical.

Spengler cree que la técnica puede seguir viviendo cuando ha muerto el interés por los principios de la cultura, sin embargo la técnica puede pervivir un rato, el que dure la inercia del impulso cultural que la creó.

La fisicoquímica solo ha logrado constituirse y establecerse plenamente en el breve cuadrilátero que inscribe Londres, Berlín, Viena y París. ¡Lúcido quien crea que si Europa desapareciese podrían los norteamericanos continuar la ciencia!

X PRIMITIVISMO E HISTORIA.

La civilización no es como la naturaleza: no está ahí, no se sostiene a sí misma.

Los principios en que se apoya el mundo civilizado no existen para el hombre actual. No le interesa, no los apoyan. ¿Cómo ha pasado esto? Una de las causas es que la civilización se hace más compleja y aunque no faltan medios para la solución, faltan cabezas. Más exactamente: hay algunas cabezas, pero el cuerpo vulgar no quiere ponérselas sobre los hombros.

A medida que la civilización progresa, la vida cada vez es más complicada, y se complican los problemas, pero también se van perfeccionando los medios para resolverlo. Es necesario que cada nueva generación se haga dueña de estos medios. Uno de ellos es el saber histórico, que permite no cometer errores de otros tiempos. Sin embargo la gente más <culta> de hoy padece de una ignorancia histórica increíble. Por eso bolchevismo y fascismo, son dos claros ejemplos de regresión sustancial. Ambos no traen la mañana de mañana, sino la de un arcaico día, ya usado una y muchas veces: son primitivismo.

No cabe duda que es preciso superar el liberalismo del siglo XIX. El liberalismo tenía una razón, pero no toda la razón. Europa necesitaba conservar su esencial liberalismo. Esta es la condición para superarlo. Lo que hoy parece triunfar es algo anacrónico y lo que pido en este ensayo es que la revolución o evolución no sean anacrónicas.

Europa no tiene remisión si su destino no es puesto en mano de gentes verdaderamente <contemporánea> que sientan bajo si palpitar todo el subsuelo histórico.

XI LA EPOCA DEL SEÑORITO SATISFECHO

Este personaje que anda por todas partes y dondequiera impone su barbarie íntima es, en efecto, el niño mimado de la historia humana.

Este hombre lleno de tendencias inciviles, este novísimo bárbaro, es un producto automático de la civilización moderna. La civilización del siglo XIX permite al hombre medio instalarse en un mundo sobrado. Se encuentra rodeado de instrumentos prodigiosos, de medicinas benéficas, de Estados previsores, de derechos cómodos. Ignora, en cambio, lo difícil que es inventar esas medicinas e instrumentos; no advierte lo inestable que es la organización del Estado, y apenas siente dentro de sí obligaciones. Se comporta como el  señorito satisfecho  y cuando este aparece hay que anunciar que la vida se halla amenazada de degeneración.

El hombre europeo actual tiene que ser liberal. Todos saben que más allá de las críticas que se le hacen queda la irrevocable verdad – que no es teórica sino de destino- y esta verdad no se discute: se acepta o no. Si la aceptamos, somos auténticos-, si no la aceptamos somos la negación, la falsificación de nosotros mismos.

Pues bien, el  <señorito satisfecho> se caracteriza por <saber> que ciertas cosas no pueden ser y sin embargo fingir la convicción contraria. Porque esta es la tónica del hombre-masa la insinceridad, la broma. Juegan a la tragedia porque creen que no es verosímil.

El hombre-masa vegeta suspendido ficticiamente en el espacio, de ahí que se deje arrastrar por la más ligera corriente.

El hombre-masa se comporta como el cínico (que vive de negar la civilización porque sabe que no faltará). Solo percibe del mundo las ventajas y no los peligros. El contorno lo mima, porque es civilización –esto es, su casa- y el <hijo de familia> no siente nada que le haga salir de su temple caprichoso, que incite a escuchar instancias superiores a él, y mucho menos que le obligue a tomar contacto con el fondo inexorable de su propio destino.

El próximo día 17 de Enero comentaremos los capítulos XII,XIII,XIV y XV.

¡ATENCION!

LA PRÓXIMA REUNION SERÁ EN EL DESVAN DE LOS SUEÑOS. VOLVEMOS AL ORIGEN.

3- REUNIÓN DEL 20 DE DICIEMBRE DE 2019.

VI DISECCION DEL HOMBRE MASA.

  • Los aspectos de la  vida de este hombre multitudinario son las siguiente:

Omnímoda facilidad material. Seguridad económica.

Confort y orden público.

No halla ante sí  barreras sociales ninguna. Todos los hombres son legalmente iguales.

  • Este nuevo mundo ha sido posible gracias a la democracia liberal y a la técnica.
  • El hombre vulgar, al encontrarse con este mundo técnica y socialmente tan perfecto, cree que lo ha producido la naturaleza.
  • El diagrama psicológico del hombre-masa tiene por rasgos: libre expansión de los deseos vitales y radical ingratitud hacia todo lo que ha hecho posible la facilidad de su existencia. Es la psicología del niño mimado.
  • Solo él existe y no cuenta con los demás, sobre todo con alguien superior a él.

La tesis de Ortega es: la perfección misma con que el siglo XIX ha dado una organización a ciertos órdenes de la vida, es origen de que las masas beneficiarias  no la consideren como organización, sino como naturaleza. Solo les importa su bienestar y son insolidaria con las causas de ese bienestar.

VII VIDA NOBLE Y VIDA VULGAR

  • Para el nuevo hombre masa, vivir es no encontrar limitación alguna. Se habitúa a no apelar a ninguna instancia fuera de él. Está satisfecho tal y como es y tenderá a dar por bueno cuanto en él halla, y como las circunstancias no le obligan, se siente soberano de su vida, sin darse cuenta que es un hombre de segunda clase incapaz de crear ni conservar la organización que ha heredado.
  • El hombre selecto, dado que se exige mucho a sí mismo, apela siempre a una norma (superior a él) y se pone a su servicio, viviendo en esencial servidumbre.

Ortega  advierte que la mayor parte de hombres y mujeres, son incapaces de otro esfuerzo que el impuesto por una necesidad externa. O sea son hombres vulgares u hombres masa.

En resumen, el siglo XIX ha producido un hombre nuevo en el que ha metido formidables apetitos y poderosos medios para satisfacerlos. Después de haber metido en él todas estas potencias lo ha abandonado a sí mismo. Nos encontramos, así, con una masa más fuerte que la de ninguna época, encerrada en sí misma,  incapaz de atender a nadie; en suma indócil.

Esta indocilidad no es solo política sino que proviene de una más honda y decisiva indocilidad intelectual y moral.

VIII POR QUÉ LAS MASAS INTERVIENEN EN TODO Y LO HACEN VIOLENTAMENTE.

Al hombre mediocre se le ha cerrado el alma. No se le ocurre dudar de su propia plenitud. El alma mediocre es incapaz de transmigraciones.

Este hombre mediocre consagra un surtidor de tópicos, prejuicios, vocablos hueros y con gran audacia la impondrá dondequiera. No hay cuestión, en la vida pública, donde no intervenga, imponiendo sus opiniones. Sus ideas no son auténticamente ideas, ni su posesión cultura.

La cultura son normas legales, acatamiento a ciertas posiciones intelectuales y normas mercantiles cuando son temas económicos. La barbarie es la ausencia de normas y a su posible apelación.

Bajo las especies de sindicalismo y fascismo aparece un tipo de hombre que no quiere dar razones ni quiere tener razón, sino que, sencillamente se muestra resuelto a imponer sus condiciones. El hombre masa se sentiría perdido si aceptase la discusión. Por tanto lo nuevo es acabar con las discusiones y se detesta todo acatamiento a normas objetivas tanto en la política como en la ciencia.

El hermetismo del alma del hombre masa le lleva a la acción directa.

La civilización no es otra cosa que el ensayo de reducir la fuerza a la última razón. La acción directa consiste en proclamar la violencia como la única razón.

La masa homogénea pesa sobre el poder público y aplasta y aniquila todo grupo opositor. La masa no desea la convivencia con lo que no es ella. Odia a muerte lo que no es ella.

ALGUNOS COMENTARIOS:

Se expresó una primera opinión en el sentido de que Ortega es un tipo clasista y que desprecia a la mayoría de sus congéneres.

El hombre masa es un hombre alienado que no reconoce su pasado y tiene un futuro a la deriva.

Se aprecia cierta incoherencia en Ortega cuando habla de masa, pues si bien la define perfectamente, cuando pone ejemplos no se sabe si se refiere a esa clase media o a los obreros, ya que también habla que los hombres-masa son  producidos por  el sindicalismo. Alguien indica que pretende mantener el estatus de una capa social en aquella España caciquil y monárquica.

Lo que engancha de Ortega son sus frases rotundas y que utiliza la técnica de los eslóganes comerciales.

Las masas de las que habla Ortega, y gracias a los movimientos políticos y sindicales se estaban culturizando, y realmente deseaban saber.

Se abre, de nuevo, la discusión sobre liberalismo versus socialismo  y las diferentes concepciones  apuntándose que la diferencia estriba en que el liberalismo considera al hombre de forma individual (aunque dentro de una sociedad). La sociedad es una suma de individuos pero no tiene entidad propia.

Se concluye que los experimentos llevados a cabo tanto por el liberalismo como por el socialismo han fracasado y que el mundo actual es el resultado de la colisión de dos fracasos.

Queda una pregunta en el aire, que de momento no tiene respuesta y es: ¿Ha fallado la teoría marxista? o estamos en una fase y la historia  no ha concluido.

La próxima será el día 3 de Enero. Los capítulos a comentar son el IX, X y XI.

2- REUNIÓN DEL 6 DE DICIEMBRE DE 2019.

CAPITULO III LA ALTURA DE LOS TIEMPOS.

Después de definir la altura de los tiempos como “la altitud del tiempo vital” (no del tiempo cronológico) y de indicar que ésta se eleva, cae, o se mantiene sobre la del ayer, llega a la conclusión de que depende del punto de vista con que se observe y los criterios que se utilicen para evaluarla (cultural, político, técnico…)

Para él, el siglo XIX -el cual se encontraba muy satisfecho de sí mismo– está muerto por dentro ya que si has satisfecho tu deseo ideal y no deseas nada más, has llegado al punto final. La famosa plenitud es una conclusión.

Para él, su tiempo (siglo XX) se caracteriza por la incertidumbre: no sabemos qué va a pasar mañana y eso, el ser imprevisible, ser un horizonte abierto a toda posibilidad, es vida auténtica, la verdadera plenitud de la vida. Generaliza su sensación y dice que cualquier hombre representativo del presente opinaría lo mismo.

Termina diciendo que los modelos y pautas del pasado no nos sirven; que tanto en –arte, ciencia o política- tendremos que resolver nuestros problemas sin la colaboración activa del pasado. Triunfalmente dice que: Nuestra época se siente más que las demás y la par se siente como un comienzo, o dicho de otra forma: MÁS QUE  LOS DEMÁS TIEMPO PERO INFERIOR A SI MISMA.

CAPITULO IV EL CRECIMIENTO DE LA VIDA

El imperio de las masas, el ascenso de nivel y la altitud de los tiempos SON SÍNTOMAS del siguiente hecho:           EL MUNDO HA CRECIDO Y CON ÉL LA VIDA

  • El mundo ha crecido en tiempo y en espacio ya que el hombre actual está más en contacto con el resto del mundo y con su pasado.
  • El hombre actual tiene unas posibilidades ilimitadas de comprar cosas.
  • En el orden intelectual encuentra más caminos, más datos, más ciencia, más puntos de vista.
  • En los placeres acontece lo mismo pero especialmente para el hombre medio de las urbes las posibilidades de gozar han aumentado de forma fantástica.

Vivimos en un tiempo de gran potencialidad para el ser humano: vivimos en un tiempo que se siente fabulosamente capaz de realizar, pero no sabe que realizar. De ahí esa extraña dualidad de prepotencia e inseguridad que anida en el alma contemporánea. Hoy, de puro parecernos todo posible, presentimos que es posible también lo peor, la barbarie, la decadencia.

Piensa que existe una despreocupación sobre el porvenir y que el futuro se realizará (según afirman el liberalismo progresista y el socialismo de Marx) de forma  inexorable.

Concluye que el mundo parece vaciado de proyectos, anticipaciones e ideales. Nadie se preocupó de prevenirlos. Tal ha sido la deserción de las minorías directoras que se halla siempre al reverso de la rebelión de las masas.

CAPITULO V UN DATO ESTADISTICO

Define lo que es la vida, y los elementos que la componen:

Vida es todo lo que podemos ser, vida posible.  Hay que decidir entre las posibilidades -que se presentan- lo que vamos a ser. Circunstancia y decisión son los dos elementos que componen nuestra vida.

Circunstancia –las posibilidades- es lo que de nuestra vida nos es dado e impuesto. Ello constituye lo que llamamos el mundo. Pero siempre existen varias posibilidades y ello nos fuerza a elegir.

En la vida de la persona no deciden las circunstancias, sino que son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos: EL QUE DECIDE ES NUESTRO CARÁCTER.

Ahora, hace una traslación a la vida colectiva. En ella existe un horizonte de posibilidades y por tanto hay que elegir entre ellas. Esta resolución depende del CARÁCTER DE LA SOCIEDAD.

Concluye que a diferencia de otras épocas en la que las minorías presentaban sus programas y se invitaba a las masas a aceptar un proyecto, en su tiempo domina el hombre masa: es él quien decide y las masas son dueñas del poder público.

Puesto que el hombre masa es el hombre cuya vida carece de proyectos y va a la deriva, se concluye que la vida pública va a la deriva.

A continuación trata de analizar el carácter del hombre masa

  • De 1800 a 1914  la población europea ha crecido de 180 a 460 MM
  • El tipo medio actual del hombre europeo posee un alma más sana y más fuerte que la del pasado siglo, pero mucho más simple.
  • En las escuelas solo enseñan, a las masas, las técnicas de la vida moderna, pero no las educan.
  • Al someter la simiente humana al tratamiento de estos dos principios: democracia liberal y técnica, en un solo siglo se ha triplicado la especie humana.

Hace una defensa de la democracia liberal diciendo que es el tipo superior de vida pública para a continuación criticar al siglo XIX de una forma implacable:

  • El siglo XIX debió de padecer ciertos vicios radicales, ciertas constitutivas insuficiencias cuando ha engendrado una casta de hombres –los hombres masa rebeldes- que ponen en peligro inminente los principios a que debieron la vida.
  • Si ese tipo de hombre sigue dueño de Europa, bastarán 30 años para retroceder a la barbarie.
  • La rebelión de las masas es una misma cosa que la invasión vertical de los bárbaros.

COMENTARIOS DE LA SESIÓN.

Se empezó comentando algunos datos económicos:

La evolución del empleo por sectores fue la siguiente:

  Agricultura Industria Servicios
1900 70,9% 13,8% 15,3%
1930 46,8% 31,8% 21,4%

 La población pasó de 18,6 MM a 23,7 MM y la Población activa de 11,4 MM a 14,7 MM.

De todos estos datos se deduce que el número de empleados en Industria y Servicios que se concentró principalmente en las ciudades pasó de 3,27MM en 1900 a 7,7 MM en 1930. Ello explica, en parte,  la sensación de avalancha que tiene el autor.

Por otra parte  la tasa de analfabetismo pasó de ser del 59% en 1900 a 32% (la mitad aproximadamente).

Por último las reacciones violentas de los trabajadores en las zonas agrarias y zonas industriales urbanas consiguieron aplacarse durante el gobierno de Primo de Rivera gracias a una política de atención a las demandas sociales y a una tasa de desarrollo económico entre el 6% y el 7% del PIB cuando anteriormente habían sido del 1,4%.

Se volvió a insistir que Ortega no estudia la época, no da datos (partidos, asociaciones, ateneos etc.) ni habla del contexto internacional (Crisis de 1929, Revolución Rusa, etc.). Se dijo que  era un buen comunicador – un encantador de serpientes- con una actitud política autoritaria, y que se quedó cojo como filósofo ya  que su modelo  se basa en la intuición. Como consecuencia los ejemplos que da para apoyar sus tesis son algo chuscos (las boquillas de ámbar,  el comentario sobre Newton….).

Se insistió en que frente a la actitud de Ortega, otros intelectuales se iban a los pueblos a educar a la gente y que ello estaba provocando un aumento de la cultura, contrariamente a lo que dice Ortega de que el hombre medio está instruido pero no educado.

Se abrió un cierto debate sobre las posibilidades (circunstancias) existentes (más cosas, más profesiones) ya que éstas estaban limitadas por las economías familiares. También que tantas posibilidades –y tener que decidir entre ellas- produce cierta angustia. Y aquí se le conectó con Sartre (influenció o fue influenciado) y el existencialismo. Se recalcó  una frase de Ortega que más o menos dice así “el mundo está perdido en su abundancia: tiene medios, tiene muchas posibilidades, pero no sabe qué hacer.

Al hilo del concepto de circunstancia se anticipó que para Ortega el héroe es aquel que supera sus circunstancias.

Se preguntó, el grupo, si Ortega era nacionalista o europeísta. También se anticipó que Ortega pensaba que cuando las naciones no tienen un destino (un objetivo) pierden su razón de ser. El creía que eso estaba pasando y por tanto pensaba que debían agruparse. Alguien comentó que esta idea provenía de la idea Kantiana de la paz universal y de la necesidad de ir a un gobierno universal.

Volvió a salir el hombre-masa y se volvió a decir que era una construcción teórica y que de hecho no existe. (Es un concepto intelectual consecuencia de la filosofía racionalista que practicaba Ortega, que como se va viendo no parte del análisis de la realidad). Para alguien el hombre masa es aquel que es manipulable y ello ocurre porque no tiene una ideología. Por último se comentó que en todo su discurso se le notaba  miedo.

La próxima será el día 20 de Diciembre y comentaremos los capítulos VI, VII y VIII.

1- REUNIÓN DEL 22 DE NOVIEMBRE DE 2019.

Se comentaron los capítulos uno y dos del libro.

EL CAPÍTULO I trata del “advenimiento de las masas al pleno poderío social “o rebelión de las masas.

Para aproximarse a este fenómeno histórico habla:

  • del hecho de la aglomeración, del lleno y dice que las ciudades, las casas, los cafés etc. están llenos de gente.
  • De que la muchedumbre se ha posesionado de los locales y utensilios creados por la civilización.
  • Las muchedumbres aparecen en los mejores lugares, reservados antes a minorías.

Define a la sociedad como unidad dinámica de dos factores: minorías y masas, y concreta que no es una división en clases sociales, sino en tipos de hombres (según yo interpreto) el hombre masa y el hombre selecto.

Definición de hombre masa:

  • Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo sino que se siente como todo el mundo y no se angustia al sentirse idéntico a los demás.

Define al hombre selecto (minoría)

  • Aquel que se exige más de sí mismo que los demás.

Concluye que hay dos tipos de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas dificultades y deberes y las que no se exigen nada especial.

Las minorías se forman por personas que previamente se han separado de la muchedumbre, por razones especiales, y se han unido a otros por ciertas coincidencias.

Dentro de cada clase social hay masa y minoría auténtica, incluso en la vida intelectual hay seudointelectuales (hombres masa) y entre los obreros hay almas egregiamente disciplinadas (hombres selectos).

Para él, he aquí algunos hechos que apoyan su argumento (rebelión de las masas):

  • Las masas ocupan los locales, usar los utensilios y gozan de los placeres adscritos a unos pocos.
  • Las innovaciones políticas de los más recientes años no significan otra cosa que el imperio político de las masas.
  • Hoy día, las masas actúan directamente sin ley, por medio de presiones materiales, imponiendo sus aspiraciones y sus gustos.
  • La masa cree que tiene derecho a imponer y dar vigor de ley a sus tópicos de café.
  • El lector medio no lee para aprender algo del autor, sino para criticarle cuando no coincide con las vulgaridades que el lector tiene en la cabeza.

Lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera.

CAPITULO II

Trata de la subida del nivel histórico (el nivel de vida del hombre medio)

Aquí vuelve a insistir en las afirmaciones del capítulo I como por ejemplo:

  • La sociedad humana es aristocrática, quiera o no, por su esencia misma. Aunque matiza que la aristocracia social no coincide con el grupo que se define a sí mismo como “sociedad”
  • Las masas ejercitan hoy un repertorio vital que coincide en gran parte con el que antes parecía reservado exclusivamente a las minorías.
  • Las masas se han hecho indóciles frente a las minorías: no la obedecen, no la siguen, no la las respetan, sino por el contrario, las dan de lado y las suplantan.

Intenta explicar el porqué de este ascenso de las masas y dice:

  • En el siglo XVIII ciertas minorías descubrieron que todo individuo humano, por el simple hecho de nacer, poseía ciertos derechos políticos fundamentales, los llamados derechos del hombre y del ciudadano.
  • Hoy ese ideal se ha convertido en una realidad que existe en el corazón de todo individuo.
  • Puesto que el objetivo de esos derechos era sacar las almas humanas de su interna servidumbre y proclamar dentro de ellas una cierta conciencia de señorío y dignidad, de que nos extrañamos que el hombre medio sea señor; que reclame para sí todos los placeres; que imponga decidido su voluntad; que se niegue a toda servidumbre; que no siga dócil a nadie; que cuide su persona y sus ocios; que perfile su indumentaria.

También argumenta que el triunfo de las masas y la consiguiente magnífica ascensión del nivel vital es consecuencia de dos siglos de educación progresista de las muchedumbres y un paralelo enriquecimiento de la sociedad.

Por último concluye que se ha producido una nivelación: de fortunas, de clases sociales y de sexos, e igualmente de ciudadanos de distintos países: un italiano medio, un español medio,  un alemán medio, se diferencian menos en tono vital de un yanqui o de un argentino que hace treinta años.

Este aumento del nivel vital de Europa lo considera como un aumento de posibilidades y ello contradice la afirmación de la decadencia de Europa.

COMENTARIOS DE LOS ASISTENTES.

El libro es una recopilación de una serie de artículos publicados  en la prensa.

En primer lugar se leyó la biografía y la situación social de Ortega: clase media alta e  inteligencia superior  (superdotado).

Se situó el libro en el contexto histórico: en España gobernaba Primo de Rivera; en Italia Mussolini;  en 1929 hubo la Gran Depresión;  la Revolución Rusa estaba reciente, y las masas se estaban organizando a través de partidos políticos y sindicatos

Se incidió en el miedo (en aquel momento) que tenían las élites a la organización  que se estaba produciendo en la sociedad a través de los Sindicatos y partidos políticos (socialistas y anarquistas)

Se comentó el paralelismo entre la filosofía de Ortega y la de Nietzsche. (Las élites-el superhombre)

Se habló de que en parte de sus escritos se inspiraron los fascistas españoles.

Hubo quien abogó por él, ya que a pesar de ser élite, trabajó e hizo lo que mejor sabía aunque siempre dentro de su circunstancia.

Se distinguieron dos tipos de intelectuales: los no comprometidos y aquellos que se comprometían con el pueblo (Miguel Hernández)

Se dijo que los escritores de aquel tiempo (siglo XIX y principios del XX) eran muy libres para exponer sus ideas y muy osados para afirmar y pronunciarse sobre temas que conocían superficialmente.

En toda la reunión se mezcló –a pesar de los intentos del moderador- el personaje, su ideología y el texto que se estaba comentando.

Se incidió mucho en la definición de Ortega  de hombre masa, y en la dificultad de encontrarlo en la vida real. Por ello se concluyó que era un producto creado a partir de un razonamiento teórico desconectado de la realidad (metafísico).

Lo que para algunos quedó claro era que Ortega despreciaba a las masas.

Por último se remarcó la confusión de mezclar la influencia creciente de las masas (como consecuencia de su mayor educación, la mejora en el nivel económico y la mayor conciencia de sus derechos) con el mayor lleno de hoteles, medios de transporte etc.

La próxima reunión será el 6 de Diciembre (Fiesta de la Constitución) y trataremos de los capítulos III, IV, y V.